Proyecto de ley para el pago local de deuda

Por: Hernán Torre

Hace exactamente tres horas, la Presidente Cristina Fernández de Kirchner realizó una cadena nacional en la que se explayó nuevamente acerca del conflicto que enfrenta a nuestro país con los fondos buitre/holdouts. En esta ocasión, el objetivo del mensaje a los ciudadanos fue el de presentar los argumentos ya conocidos por todos a partir de lo escuchado en otras oportunidades: la Argentina tiene intención y voluntad de pago a sus bonistas, pero no puede por el bloqueo judicial que Griesa interpuso al pago de la deuda soberana en jurisprudencia externa. Al márgen de las cuestiones referentes al juicio en sí, y en si es un default selectivo o, lisa y llanamente, un default, el mensaje emitido por la Presidente consistó en proponer un proyecto de ley que habilite un nuevo canje para permitir el pago local de la deuda soberana al 100% de los acreedores.

cfk

¿Qué busca el gobierno con esta maniobra? Adentrándonos en la visión oficialista de la cuestión, creo que en primer lugar se intenta buscar algún mecanismo que permita que los bonistas holdins cobren efectivamente el pago de intereses – algo que no parece posible de ser Nueva York la plaza financiera elegida para realizar las erogaciones correspondientes. No obstante, de mantenerse la posición argentina de ofrecer a los fondos litigantes lo mismo que al resto de los bonistas que entraron al canje (el famoso 300% de ganancias) por la famosa RUFO, no se avisora un fin al pleito, ya que es imposible que alguna persona que tiene sentencia firme habilitándolo a recibir retornos de 1660% opte por ganar 300%. Esta es una ley básica del comportamiento de cualquier ser racional.

En base a lo dicho, puede establecerse que este proyecto de ley – en caso de aprobarse y reglementarse – no soluciona el drama de los fondos buitre. En todo caso, es un salvoconducto que permite no seguir en default (o permitir el cobro de los bonistas, desde la perspectiva oficial – ya que no hay default para ellos -) y esperar a que caiga la clausula RUFO en Enero 2015. Ahora bien, si se está proniendo un nuevo canje de deuda que realiza el cambio de plaza financiera para el pago, ¿cómo habla esto acerca de los incentivos que tiene Argentina en realizar el pago a los fondos buitre a partir de 2015? Al margen de si las prácticas de NML y Aurelius son morales, justas, usurarias y demás calificativos, es perceptible que Argentina no logrará acceso normal al mercado hasta tanto logre solucionar este bloqueo judicial por parte de Griesa. ¿Qué certidumbre puede haber de que en Enero 2015 Argentina irá a buscar un acuerdo voluntario con los holdouts para evitar nuevos juicios y sentencias desfavorables? Practicamente ninguna.

Por otra parte, debe evaluarse el impacto que esta propuesta tendrá en el mercado, lo cual a esta altura del partido ya ha dejado de ser estudio analítico para convertirse en ciencia ficción: dicho por Julián Yosovitch, el mercado argentino se ha convertido en sinónimo de irracionalidad. Esta propuesta para evitar el bloqueo judicial podría sumarle incentivos a los bonistas a pedir la aceleración de los vencimientos de deuda soberana, agravando el problema. A la vez, siendo realistas, ¿cuántos bonistas estarían dispuestos a abandonar la plaza financiera de Nueva York para venir a cobrar a Buenos Aires? Algunos fondos de inversión tienen ciertas restricciones a aceptar este tipo de canje, lo cual a su vez no se hace de la noche a la mañana, sino que para que sea válido requiere del alcance de un nivel de adhesión mínimo por parte de los bonistas.

Cuando parecía que la estrategia argentina había abandonado la posibilidad de un acuerdo entre privados para pasar a negociar a partir de Enero 2015 (dicho por varios economistas oficialistas), ahora la propuesta anunciada el día de hoy parecería marcar un nuevo viraje hacia un escenario un tanto más escéptico e incierto. ¿Qué más puede esperarse para resolver el tema del fondo? Sinceramente se desconoce. Por otra parte, en el terreno político, el nuevo canje representa una jugada política interesante, ya que obliga a la oposición a meterse en la discusión de los fondos buitre. Al margen de que este tema le venía siendo redituable en términos políticos al oficialismo a través de la instauración de una gesta épica del nacionalismo y la muestra de que “son ellos o nosotros”, el hecho de enviar el proyecto al Congreso obligará a que todos los representantes parlamentarios (incluyendo varios “presidenciables”) dejen saber su opinión respecto de este conflicto. En vistas de cómo se ha desempeñado la oposición en momentos en los que debió actuar y mantener una posición activa y agresiva, todo hace pensar en que terminará beneficiando al kirchnerismo nuevamente.

Por lo pronto, habrá que esperar cómo recibe el mercado financiero este anuncio y, luego, el debate parlamentario para entender si se procede a reabrir el canje para que todos aquellos bonistas que hoy en día se ven impedidos de recibir el pago de intereses en el Bank of New York Mellon puedan hacerlo a través de Nacion Fideicomisos. De algo podemos estar seguros: este no será el último capítulo de la saga Argentina-holdouts.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s