Las exportaciones y el tipo de cambio real

Por: Hernán Torre

La versión digital del diario El Cronista Comercial de ayer presenta el resumen (bastante desordenado) de una entrevista realizada en Radio 10 al economista Carlos Melconian acerca de la actualidad económica del país, prestando especial atención a las declaraciones que formuló el actual Ministro de Economía durante el fin de semana pasado a Radio Nacional. La entrevista realizada por Kicillof había sido tema de discusión en la semana debido a que del audio se realizó una tergiversación adjudicándole al Ministro la frase “la palabra inflación es absurda”.

El consultor y economista relacionado con el PRO sostuvo, entre otras cosas, que la inflación “termina siempre siendo mala” para la estructura productiva y que, a contramano de lo que señaló Axel Kicillof,  la inflación existe por más que algunos precios -sea cual fuera el motivo – bajen ocasionalmente (como podría ser el caso de los productos estacionales). Respecto del accionar del denominado “equipo económico”, sostuvo que no es recomendable que el Banco Central actúe de una manera, y el Ministerio de Economía de otra: es decir, arremete contra la contracción monetaria mientras se expande el gasto público. Por último, chicanea al gobierno por izquierda, al mencionar que sólo ha intentando bajar la inflación a través de medidas ortodoxas a través de la suba de las tasas de interés, lo cual impacta en el financiamiento de las empresas y, consecuentemente, en el nivel de empleo.

Un tema que llamó mi atención fue la aseveración de que “si no existiera la inflación”, nuestro país exportaría muchísimo más, y las autoridades del BCRA estarían preocupadas no por la escasez de divisas, sino porque no habría lugar donde guardarlas. Al márgen de la exageración en la que incurre Melconian, me pareció interesante analizar cuál es el impacto del tipo de cambio real sobre las exportaciones. Para ejemplificar esto, contrasté esta afirmación con los datos de nuestro país en el período 2003-2013; el resultado es el siguiente gráfico, con las pertinentes aclaraciones metodológicas debajo:

Gráfico I: Evolución de las Exportaciones (Prom móvil 12 meses) y el tipo de cambio real (Base Enero 1991=1)

X-TCR

<Nota metodológica: el IPC utilizado para calcular el TCR a partir de 2007 es el que publica la Dirección General de Censos y Estadísticas de la Pcia de San Luis, mientras que las exportaciones fueron tomadas del Informe Comercial Argentino (ICA – INDEC), dado que existen dudas respecto de la veracidad de los datos publicados en la sección de Sector externo del instituto nacional de estadísticas.

Lo que puede verse es que no existe una relación directa entre ambas variables; de hecho, no se observa relación alguna casi. Parte de la “culpa” puede recaer sobre el hecho de que una parte importante de las exportaciones que realiza nuestro país parten del sector agropecuario, el cual posee un mercado internacional estandarizado. Por lo tanto, los precios no dependen directamente de las condiciones de producción en los países productores, sino que éstos llegan de manera exógena. Es decir, los precios son determinados en los mercados internacionales y son tomados como un dato para los productores agropecuarios. Una consecuencia de esta características del mercado de commodities es que, frente a abaratamientos relativos de estos bienes exportables, no se generará un zafarrancho exportador por parte del país en cuestión, como pareciera señalar Carlos Melconian.

Dicho esto, se procedió a analizar qué ocurre con las exportaciones originadas en la industria manufacturera (MOI) con respecto al tipo de cambio real. El resultado fue el siguiente:

Gráfico II: Evolución de las Exportaciones MOI (Prom móvil 12 meses) y el tipo de cambio real (Base 1991=1)

X-TCR2

Puede sostenerse que las exportaciones generadas por la industria manufacturera no dependen enteramente del tipo de cambio real, aunque debe tenerse reparo en concluir que éste no sea un elemento determinante. En el caso de Argentina, y para el período analizado, puede percibirse una mayor apertura al comercio internacional (tanto en exportaciones como importaciones); parte de la tendencia alcista para el sector exportador puede vincularse con el boom de la soja en la primer década del siglo XXI. Mientras tanto, para las importaciones, el período post-Convertibilidad representa el inicio de un modelo económico basado en la estrategia de industrialización, lo cual fomenta la importación de insumos y maquinaria necesarias para la reproducción de las relaciones capitalistas.

Las exportaciones podrían tener otras variables relevantes (aparte del tipo de cambio real) para entender la tendencia a lo largo del período escogido; entre las que pueden destacarse:

1. PBI de los principales socios comerciales del país (Brasil, China, India)

2. Precio de los commodities exportados por nuestro país (soja, trigo, maíz)

3. La aplicación de ciertas medidas restrictivas en pos de asegurar la provisión del mercado interno

La conclusión es que, a la luz de los datos recopilados por el INDEC para 1990-2014, no es posible asegurar determinantemente que una depreciación real de la moneda nacional conlleve un boom exportador por parte dle país en cuestión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s