El sueño de Massa: Alianza del Pacífico + Mercosur

Por: Hernán Torre

A partir de la gira que está realizando uno de los potenciales candidatos a Presidente para la contienda electoral del año 2015 (Sergio Massa) por los Estados Unidos, me pareció interesante leer algunas de sus declaraciones a ver cómo intenta posicionarse frente a la opinión del establishment. Para ésto, tomo nota del artículo que el Diario Perfil dedica al itinerario y las diferentes reuniones en las que ha participado el Diputado por la Provincia de Buenos Aires. Igualmente, de todo lo que destaca Andy Jud respecto del ex Intendente de Tigre, el corriente post se dedicará a una de ellas: el sueño que comparte Massa respecto de que Argentina sea el puente que logre unir a la Alianza del Pacífico y el Mercosur. El énfasis estará puesto en la conveniencia o no de asociarse en mercados libres de tarifas, permitiendo el libre comercio entre diferentes países con estructuras productivas diferentes. ¿Son beneficiosos? ¿Para quiénes?

El siguiente post establecerá una comparación entre México y Argentina en base a diferentes aspectos que Stiglitz remarca y critica sobre los efectos que los tratados de libre comercio (TLC) tienen sobre las estructuras productivas. Para aquellos que no lo sepan, México firmó en el año 1993 un TLC con Estados Unidos y Canadá, denominado NAFTA. La idea de esta contrastación empírica será evaluar si estos riesgos destacados por el intelectual estadounidense existen en estos casos de estudio.

En la página web de Joseph Stiglitz – reconocido economista estadounidense, ganador de un Premio Nobel en el año 2001 – puede leerse un artículo que el autor dedica a criticar la posibilidad de crear una Alianza del Pacífico ampliada con la presencia de Estados Unidos y varios Estados asiáticos. En el escrito, Stiglitz desliza que a menudo los tratados de libre comercio se aceptan en diversos países bajo la promesa de que permitirán lograr mejores tasas de empleo, mayores índices de inversión y ayudarán a alcanzar la senda de crecimiento sostenido. Este supuesto círculo virtuoso está relacionado con la “Teoría del derrame”, la cual sostiene que – si se adopta el liberalismo económico – el desarrollo será posible en todas las partes del mundo. De acuerdo con este supuesto, la única diferencia entre Suecia y Namibia estará en que el desarrollo tardará en llegar más tiempo al país africano, pero en el largo plazo el desarrollo socioeconómico en ambos países será del mismo nivel.

Gráfico I: Evolución del PBI

H_PBI

Gráfico II: Tasa de desocupación

H_Desempleo

Sin embargo, el economista sostiene que existe un riesgo real de que el libre comercio y la eliminación de tarifas aduaneras beneficie a los que más tienen, fomentando la desigualdad, tanto entre países como dentro de las fronteras. Para intentar refutar o confirmar esto, se procedió a comparar los índices de Gini en México y Argentina.

Gráfico III: Evolución del Indice de Gini

H_Gini

Detrás de la fundamentación, se sostiene que la liberalización de la actividad económica conviene particularmente a los empresarios y a las multinacionales, ya que pueden reubicarse en cualquier parte del mundo. ¿Qué tiene de perjudicial para el desepeño de las eocnomías? Esta liberalización les concede un poder importante a los capitalistas, ya que pueden amenazar a los países en los que operan con retirarse de los mismos debido a que obtienen mejores beneficios en otro lugar.

El inmenso poder de lobby de las multinacionales favorece el intento de maximizar utilidades, aún si este proceso debe realizarse a costa de los trabajadores empleados en determinado país. Siempre el capital se redireccionará hacia donde obtenga mejores tasas de ganancia; y si es minimizando riesgos, mucho mejor. Por lo tanto, Stiglitz señala que las regulaciones fueron creadas para otorgar cierta protección a los trabajadores, a las industrias nacionales y al medio ambiente. Desmantelar todo este esquema de protecciones significaría debilitar la posición de los actores nacionales frente a los internacionales, incrementando su dependencia.

Un ejemplo del grado de protección que tienen las industrias y los trabajadores está dado por el nivel de los salarios reales en un país y en otro. A continuación, estos gráfico comparan las realidades en ambos países:

Gráfico IV: Evolución de los salarios reales

H_SalarioReal_ARH_SalarioReal_MX

 

Fuente: Reyes, Miguel Santiago en Análisis político: Salarios en México. Disponible en http://library.fes.de/pdf-files/bueros/mexiko/08742.pdf

Similar ejemplo fue traído a debate por Stiglitz, señalando que las políticas de apertura de la economía han hecho competir a los salarios estadounidenses con los de otros países. Por lo tanto, algunas labores trabajo-intensivas han sido relocalizadas en diferentes partes del globo, dejando a su paso desocupación y caída del salario real.

De acuerdo con la teoría liberal, se destruirán algunos empleos de poca productividad, pero se construirán otros con mayor eficiencia. No obstante, puede darse el caso de que la gente pase de estar empleada en labores de escasa productividad a aglutinarse en el ejército de reserva mencionado por Marx, en el cual la productividad es nula. Todo esto formaría parte de los sacrificios del corto plazo que genera la relocalización de los trabajadores. Sin embargo, ¿estamos en condiciones de sostener que en el largo plazo el panorama mejorará? ¿Existe ese largo plazo o será como sostiene Keynes al mencionar que “en el largo plazo, estamos todos muertos”?

La evidencia mexicana permite sostener que a pesar de que las tasas de desocupación son bajas, el salario real de los trabajadores ha caído (aún partiendo de una posición de deterioro salarial si se lo compara con los vigentes a mediados de la década del ’70) y el ingreso se expande pero a una tasa menor que lo hace Argentina. Si bien no deben tomarse conclusiones definitivas acerca de que estos efectos suceden en todos los casos en los que se aplican los TLC, puede considerarse que Argentina mantuvo sus fronteras abiertas a los bienes, servicios e inversiones durante el menemismo. Los resultados están a la vista: si bien el mal que nos aqueja ahora (la inflación) no existía, tampoco existía industria nacional pujante ni demanda agregada de la magnitud que se experimentó durante esta década.

Igualmente, antes de que se cometa el prejuicio de tildar de kirchnerista a esta publicación, se advierten complicaciones crecientes en el aspecto industrial, como establece el Estimador Mensual Industrial, el cual acumula siete períodos consecutivos en caída. Esto inevitablemente impactará en salarios y tasa de empleo, aunque todavía se está a tiempo de corregir los desbalances introducidos en la matriz productiva nacional.

Anuncios

4 comentarios en “El sueño de Massa: Alianza del Pacífico + Mercosur

  1. La América de habla española es una NACIÓN dividida por el imperialismo anglosajón desde hace 200 años. Nuestro destino histórico es unirnos de nuevo en un solo Estado soberano, porque ya fuimos una poderosa unidad llamada Reino de Indias, dentro de la Monarquía española, durante tres siglos, y compartimos en común un origen político, una historia, una tradición jurídica, unas creencias, una cultura y un idioma, y, por tanto, sólo podemos tener un destino: unirnos de nuevo. No importa cuántos obstáculos, humanos, materiales, políticos, etc., haya en el camino. No hay más futuro que la unión. Debemos recuperar la grandeza perdida de Hispanoamérica, debemos volver a tener una moneda propia (como lo fue la onza castellana de plata o real de a ocho o peso fuerte hispano de la época virreinal, que era la moneda más usada en el comercio transpacífico, usada incluso en China, Japón, India y Filipinas… país este último con el que es urgente restablecer los lazos históricos y en el que hay que reintroducir el español para dar fuerza y consistencia a nuestra hermandad). Sólo la soberanía completa del mundo hispano traerá a este fuerza, seguridad y prosperidad. Viva Hispanoamérica. Triple W punto hispanoamericaunida punto com

  2. Quizás no quedo claro, pero lo que discuto es la posibilidad de firmar TLC con lo que denomino la Alianza del Pacífico “ampliada”, tal como lo concibe Stiglitz. Si este fuera el caso, la industria latinoamericana se desmantelaría con rapidez debido a sus mayores costos relativos, respecto de algunas naciones asiáticas o de EEUU. Por eso hago la comparación con México, un país que ya tiene firmado el NAFTA.

  3. Es muy descabellado pensar en Sergio Masa y su plan económico como un neo-menemimo, en tanto relación con el sector privado?

    • Es el bendito péndulo en el que pareciera moverse nuestro país, en términos políticos. Es así como se entrelazan ciclos de mayor intervencionismo estatal con otros signados por la apertura comercial y el liberalismo económico. Comenzara en 2015 un nuevo ciclo? Imposible saberlo hasta dentro de un año y algunos meses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s