Nueva Sección: Blog compartido

Esta es la primer entrega de una nueva sección que tenemos pensada para el blog; se trata de “Blog Compartido”. La idea es brindarle el espacio a algunos de nuestros lectores para que despunten el vicio de escribir acerca de algún tema de actualidad que les interese.

En esta oportunidad, Emiliano escribió acerca de una cuestión que durante los últimos días ocupó bastante espacio en la agenda política, y a partir de los cuales se dieron varios cruces entre gobierno-oposición, entre diferentes oficialistas y (sí, adivinaron), entre distintos dirigentes de la oposición: el anteproyecto de la Reforma del Código Penal.

No me explayo más y adjunto el artículo escrito por Emiliano. De más está decir que esta sección continuará en el futuro, así que todos aquellos que estén interesados, sólo háganlo saber a través de un comentario o de un mail a macrosalaobra@gmail.com.

Reforma del Código Penal: Prioridades a un Anteproyecto muy politizado

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner encomendó para su análisis a la secretaría Legal y Técnica de Carlos Zannini el estudio detallado del anteproyecto del Código Penal que ella misma promovió semanas atrás en su discurso de apertura de sesiones ordinarias del Congreso.  Finalizada esta etapa, el Poder Ejecutivo enviará el proyecto ya corregido al Poder Legislativo para que sea debatido por una comisión bicameral. La idea del Ejectuvo es asignarle un tratamiento similar al que recibió el Proyecto de Reforma del Código Civil en el último año.

La confección del anteproyecto estuvo a cargo de una comisión redactora, compuesta por el ministro de la Corte Eugenio Zaffaroni, el diputado Federico Pinedo (Pro), los ex diputados Ricardo Gil Lavedra (UCR) y María Elena Barbagelata (FAP) y el ex juez León Arslanian.

Si bien esta nota tiene un fin más informativo que de opinión, no quiero dejar de hacer referencia a algunas cuestiones que si bien creo cruciales en el marco de este debate, no han sido objeto del análisis y la discusión que merecen por parte de los referentes de quienes hoy encabezan el arco político nacional.

En la Argentina, una reforma integral del plexo normativo penal está necesariamente condicionada a dos problemas estructurales previos que independientemente de la posición que adoptemos en torno a la determinación y cuantificación de la pena, sus atenuantes, o incluso la eliminación de la reincidencia por suponerse contraria preceptos constitucionales básicos, merecen ser revisados.

En primer lugar la situación caótica actual y que se ha venido arrastrando desde hace décadas del sistema penitenciario y que en nada ha mejorado en los años recientes. Hoy las cárceles argentinas constituyen una vergüenza para el mundo civilizado, y son un reflejo de la transgresión de los más elementales derechos humanos y garantías constitucionales. Como segundo punto, el estado (in)operativo de la justicia procesal-penal. Es decir, sin una administración de justicia expedita, transparente y garante de derechos, no hay justicia.

Si no nos detenemos a revisar (y solucionar) estas cuestiones fundamentales, plantear el debate en términos de garantismo vs. punitivismo como se ha instalado en la opinión pública resulta, inevitablemente, de una frivolidad manifiesta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s