Mariano Rajoy: el optimista del PBI

Por: Hernán Torre

La crisis financiera de 2008 golpeó con fuerza a los países desarrollados, especialmente a Estados Unidos y a los integrantes de la Unión Europea. Gran cantidad de bancos debieron ser auxiliados por los gobiernos mediante salvatajes financieros para aquellas instituciones “too big to fall”. Así fue como los Estados fueron entrando en la fase de austeridad a través de reducción del gasto público para equilibrar finanzas, dejando gran cantidad de desempleados, lo cual potenció la caída de la demanda agregada. Dos de las economías más complicadas han sido la griega y la española, ya que en ellas convive el peligroso combo de moneda regional, déficit fiscal, alto nivel de desempleo y planes de estabilización consistentes en la reducción del gasto público.

A partir de fin del año pasado, Mariano Rajoy ha estado señalando que se está en presencia de la recuperación de España. De acuerdo con su visión, esta situación ha sido posible sólo a partir de las medidas de ajuste fiscal promovidas por el gobierno del Partido Popular (PP). A su vez, critica a todos aquellos que no reconocen las señales positivas que recibe del mercado, al pedir que abandonen sus “prejuicios ideológicos trasnochados”, a los cuales culpa por no permitir que se aprecie que el país está mejor que antes. Habría que entender al Presidente español: a partir de los siguientes gráficos, es evidente y no hace falta explicar nada para entender que las medidas de flexibilidad laboral y ajuste por parte de su gobierno han surtido un efecto benefactor sobre la estructura productiva española:

pbi_esp

Ehh bueno, como diría Tusam, puede fallar.El nivel de actividad de la economía española sigue cayendo, pero al menos se está logrando una disminución en la cantidad de personas desempleadas en la economía a través del efecto benefactor de la flexibilización laboral, ¿no? Veamos qué nos dice el Instituto Nacional de Estadística (INE):

desempleo

¿Tampoco funciona para demostrar la recuperación española? Habrá que revisar bien: el manual de macroeconomía que lee Rajoy (escrito por el FMI) dice claramente que para salir de la crisis se debe achicar el gasto público, de manera que se reduzca el déficit fiscal, a la vez que se otorga mayor libertad al mercado luego de despojar al sistema económico de todas las distorsiones introducidas a partir del intervencionismo estatal. En entrevistas recientes, Stiglitz fue lapidario respecto de la opinión de Rajoy y los hiperoptimistas que gobiernan España acerca del proclamado “fin de la tendencia decreciente del nivel de actividad” en la economía española. Desde el punto de vista del Premio Nobel, una economía que va a dos velocidades y que tiene una enorme masa de parados no puede haber iniciado una recuperación sostenible.

Por otra parte, el FMI señaló que, si bien la recuperación de España va a un ritmo más ritmo de lo esperado, debe prestarse especial atención al mercado laboral, ya que el alto índice de desempleo atenta contra la salida de la recesión. Sin mayor inclusión social a través del trabajo, es imposible pensar en un incremento del consumo que impacte en la demanda agregada y fomente inversiones en el sector privado. ¿Cómo generar mayor demanda de trabajo por parte de los empleadores? Atentos: profundizando la reforma del mercado de trabajo; algo similar a lo que se intentó hacer en Argentina previo a la crisis de la Convertibilidad con la tan mentada Ley de Flexibiilización Laboral. El objetivo que persigue es bajar sueldos, para que las empresas puedan disponer de mayor dinero, lo cual teóricamente se traduciría en mayor cantidad de empleados. No obstante, no parece reflejarse en la evidencia empírica esta relación entre caída de salarios y recomposición de la demanda laboral.

En base a los gráficos adjuntos, es casi una irresponsabilidad hablar de recuperación económica en España. Compartir el primer lugar en tasa de desempleo en Europa junto a Grecia debería dar la pauta de que los planes de reactivación de la economía no van del todo bien: sería necesario rever si lo que necesitan estas economías deprimidas es menor intervencionismo por parte del Estado o, por el contrario, mayor tipo de incentivos para invertir y consumir.

Desde mi posición, advierto que sería necesario poner el énfasis en la creación de empleo para poder iniciar un ciclo expansivo basado en la ampliación del consumo y, posteriormente, la inversión que permita abastecer de bienes a la economía. Sin embargo, tanto el FMI como Europa siguen obstinados en aplicar las recetas basadas en la reducción de intervencionismo estatal y de salarios, para otorgar mayor poder a los empresarios, convirtiéndolos en el actor principal, capaz de sacar a Europa de la crisis. Es realmente una lástima que el gobierno ceda el poder de iniciativa e hipoteque la oportunidad de sacar a España de la crisis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s