Krugman: ¿el agente conspirador ortodoxo?

Por: Hernán Torre

Paul Krugman es un reconocido economista estadounidense, ganador del Premio Nobel en el año 2008 y autor de numerosos libros, como por ejemplo “End This Depression Now!” y “The Return of Depression Economics and the Crisis of 2008”. En Argentina, es reconocido por el apoyo teórico que ha brindado a nuestro país con las medidas implementadas luego de la crisis de la convertibilidad en 2001. Desde su punto de vista, los gobernantes nacionales habían procedido de manera correcta al abandonar la caja de conversión instaurada por Cavallo a través de la devaluación de la moneda.

En este nuevo post, abordo un artículo que Krugman publica en su blog, en el cual responde a diversos economistas que le habían preguntado si se encontraba arrepentido al haber demostrado su apoyo a las medidas heterodoxas que Argentina había llevado adelante a principios de 2002, en virtud de la situación macroeconómica actual. La respuesta que brinda el economista estounidense consiste en diferenciar la devaluación del año 2002 respecto de la realizada a principios de 2014, debido a que los contextos socio-económicos en los que se implementaron no se pueden comparar.

La diferencia clave está en que la crisis de 2001 sucedía en el contexto de una crisis de demanda agregada, mientras que la coyuntura actual es de crisis de oferta, luego de varios años creciendo a una tasa elevada debido a un fuerte impulso del consumo, tanto privado como público. La cuestión teórica de fondo sobre la que discuten Krugman y Matthew Yglesias, (a quien cita en su artículo) es si las políticas públicas son apropiadas o correctas per se: ¿vale la pena analizar las circunstancias bajo las cuales se toman estas medidas? Ambos responden afirmativamente.

Así como era recomendable devaluar la moneda y construir un modelo tirado por el crecimiento de la demanda de bienes transables y que priorizara el incentivo inversor mediante el incremento del gasto público en 2002, ahora en 2014 sería interesante que el gobierno desacelerara el gasto, para poder recuperar el equilibrio de las finanzas públicas y reducir la inflación. ¿Qué cambió en el medio para realizar un viraje tan brusco en las recomendaciones de política económica? El contexto.

La conclusión que podemos extraer de lo argumentado por Krugman e Yglesias es que es necesario, no sólo tomar nota de las decisiones de los policy-makers, sino evaluar en qué contexto son llevadas adelante, ya que este aspecto determina cuál será el resultado de las mismas. No puede compararse la devaluación realizada luego de la caída de la convertibilidad con la realizada hace escasos días. Los desequilibrios macroeconómicos que intentan resolver son de diversas características, así como también las razones que llevaron a una y otra crisis.

La siguiente tabla compara diversas variables económicas (lo que los economistas llaman los fundamentals de una economía), a través de las cuales uno puede examinar la “salud” de una estructura productiva.

Tabla I: Comparación de los fundamentals (2001-2014)

coyuntura

Algunas de las cifras no están actualizadas dado que tanto el Ministerio de Economía como el INDEC tienen un retraso en la publicación de los mismos, por ende se incluyeron estimaciones o datos oficiales de fechas anteriores. Por ejemplo, (1) fue obtenido a través de las estimaciones de FMI y CEPAL para 2013; (2) corresponde a datos oficiales de MEcon de 2012.

Sin embargo, para 2013 contamos con datos parciales del primer semestre de 2013, tanto del saldo de cuenta corriente (U$S M -1730) como de cuenta de capital y financiera (U$S M -2238). Es evidente el progresivo deterioro de ambas cuentas, lo que cual podría describir mejor la situación actual. Deberá aguardarse a que se actualicen los datos oficiales para poder cuantificar a ciencia cierta acerca de la tendencia que la mayoría de los economistas están describiendo sobre el contexto macroeconómico.

Es claro que, pese a que existen desequilibrios macro en ambos períodos, la naturaleza de los fenómenos representados es muy diferente en ambos casos. No existe una sóla fórmula para permita solucionar todos nuestros problemas, sino que para dar con la política pública correcta a implementar, se debe tener en cuenta el ambiente en el que se aplicará. No es la realidad la que debe ajustarse a nuestra propuesta, sino al revés.

Anuncios

4 comentarios en “Krugman: ¿el agente conspirador ortodoxo?

  1. Para los que no somos economistas, un poco de pedagogía nos puede ayudar mucho a entender tu tabla. En los EEUU, cuando hablan de desocupación en el contexto de procesos inflacionarios, usan el concepto de la NAIRU, que es más o menos 5%. ¿Cuánto es la NAIRU en la Argentina? ¿Tiene este concepto validez práctica para nosotros?

    • José, gracias nuevamente por seguir el blog y comentar.
      La cuestión de la NAIRU despierta controversia porque, como todo aquello que tiene significado económico, esconde una teoría detrás. La curva de Phillips nació a partir de la observación de que no era posible para los gobernantes mantener bajos índices de desempleo y de inflación simultáneamente. Frente a esta problemática, las observaciones empíricas durante la época dorada del capitalismo (en coincidencia con el auge del keynesianismo y el Estado de bienestar) exhibían una relación inversamente proporcional entre ambas variables. A través del razonamiento intermedio de que la producción en el corto plazo estaba ligada a la tasa de empleo (suposición que hacen la mayoría de los modelos de este período), los economistas hallaban pruebas que establecían que para reducir la inflación era necesario incrementar la cantidad de desempleados en el país.
      Luego de la crisis de los ’70 y la estanflación en los países desarrollados, la curva de Phillips (relación inflación – desempleo) cae en descrédito ya que no era sustentada a través de la teoría ni la evidencia empírica, debido al cambio que introdujeron las “expectativas adaptativas” en la teoría macro. Por lo tanto, la idea de generar una regla de política pública fácil de aplicar fue desestimada como estándar que permitiera entender si lo que estaba necesitando un país era llevar a cabo una expansión o reducción de los incentivos económicos a través de política monetaria o fiscal.
      Frente a esto, Friedman sostiene que – en presencia de la Ley de Phillips – los agentes económicos percibían que, año tras año, necesitaban de mayor cantidad de dinero para hacer frente a sus obligaciones, por lo que necesitaban una readecuación de sus retribuciones. Por lo tanto, frente a la suba de los precios, la demanda caería, lo cual influiría en la producción e iniciaría un círculo vicioso de menor demanda, producción e inversión que alentaría el denominado proceso de estanflación (estancamiento e inflación).
      No obstante, la NAIRU se define como la tasa de desempleo que permite que la inflación esperada sea igual a la observada. Ahora bien, ¿cómo obtener este número a partir de la realidad? Aún si fuera a través de la prueba y error, los diferentes factores estructurales y dinámicos de la economía generarían una volatilidad importante de la NAIRU. Por lo tanto, si el objetivo fundamental al inventar la NAIRU es guiar la política monetaria, cabría preguntar cómo se calcula a partir de los datos de la realidad.
      Hasta acá, te mencioné la teoría. Lo que yo también creo es que la relación inflación – desempleo se da indirectamente, por lo que este enfoque estaría dejando de lado el efecto cadena entre otras variables macroeconómicas. En el caso de nuestro país, los determinantes de la inflación no debería reducirse sólo al desempleo, sino buscar en la demanda de dinero, los cuellos de botella en la oferta de bienes y la restricción externa generada en el modelo de crecimiento argentino.

  2. Genial el artículo y la referencia al blog de Krugman. Súper útil para los “iniciados” en la economía. Este artículo debería copiarse y pegarse varias veces para desmitificar muchas pavadas que se escuchan en la Televisión y los diarios, especialmente de los “devaluacionistas” que se piensan que van a solucionar todo con más emisión.

    Por supuesto coincido con la visión de que el desempleo no es la cura a la inflación, pero la situación ha llegado a tal punto que es muy probable que se avecine una recesión para “enfriar” la economía. El concepto de NAIRU, por lo que entiendo, refiere a una tasa de desemplo para un nivel de producción potencial.. siendo más pedagógicos, si tu economía produce “al mango” de su capacidad productiva entonces el nivel de desempleo va a estar en el NAIRU. Si tu economía emplea más trabajadores, entonces la inflación puede desviarse de la esperada como dice Hernán, lo que implícaría que la economía está sobre-exigiendo su capacidad y agotando recursos más rápido de lo que puede regenerarlos. Por eso Krugman habla de que no se puede incentivar la Demanda cuando la restricción es de Oferta (y se refiere a la capacidad productiva de una economía).

    Entiendo que para los no economistas esto es spuper confuso, pero se puede pensar así: Krugman le está diciendo a la economía Argentina que si no aumenta su capacidad de producir, no es recomendable que se incentive el crecimiento poniendo más trabajadores a laburar, ya que eso puede conducir al agotamiento y deterioro de toda la infraestructura productiva. Saludos a todos.

  3. Muy buena la bajada a tierra de la NAIRU, Mati. A veces los economistas pecamos de considerar que todo el mundo entiende de estas nociones tan técnicas y a veces tan confusas que escapan al lector medio.

    Con respecto a la NAIRU y cualquier otra construcción teórica que esté en “el nivel de producción óptimo”, peca de aceptar la Ley de Say, la cual fue destruida por Keynes en 1933. Más adelante intentaré realizar un post con esta cuestión.
    La Ley de Say sostiene que todo ingreso es consumido, ya sea a través del consumo o de la inversión. Niega la posibilidad de atesorar, ya que asume que todo lo no consumido es invertido en la economía. Siguiendo este razonamiento, el nivel de producción se expandiría hasta llegar al máximo de su potencial, ya que incrementos de ingreso conllevan a incrementos de la demanda agregada del mismo valor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s