¿Mal llamados “Fondos Buitre”?

Por: Federico

“Invierte en empresas que hasta un tonto pueda dirigir porque un día el tonto va a llegar.”  – Warren Buffet

No es la idea discutir el tema de pago de la deuda Argentina en términos cuantitativos, sino abrir un poco el pensamiento en cuanto a esta denominación que se escucha tan frecuentemente como “Fondos Buitre”, dándole un sentido práctico a la discusión subyacente.

¿Qué es un “Fondo Buitre”? Simplemente son fondos que invierten en títulos de deuda que se encuentran debilitados o cercanos a la quiebra (“bonos basura”) con un Face Value significativamente bajo, apostando a su recuperación para obtener una ganancia a partir de ello. Muy usualmente se obtienen los pagos solicitados litigando en foros internacionales para así cobrar la totalidad del valor de los bonos.

¿Por qué tienen tanto rendimiento? Justamente, una de las lecciones que nos deja la administración financiera es la relación positiva entre riesgo y rendimiento:

bono

Los inversores seleccionan la composición de sus carteras en función de su aversión al riesgo: existen tanto perfiles más conservadores, como otros un tanto más arriesgados. Claro está que cuanto más riesgo se asuma en el portafolio, el retorno esperado será más alto. Es importante resaltar que, a su vez, existe una mayor probabilidad de perder desde una parte hasta la totalidad de la inversión.

Es cierto que estos fondos pueden generar fuertes impactos en la economía de un país, porque no solamente se centran en aprovechar oportunidades de bonos corporativos, sino también de bonos soberanos. Los mismos han generado una ganancia de aproximadamente 1.000 millones de dólares en deudas soberanas, y en función de esto, muchos países han prohibido que los también llamados “fondos de situaciones especiales” demanden el cobro de la deuda ante las cortes correspondientes.

Pero, al fin y al cabo, si estos administradores financieros toman un riesgo muy alto, lo harían para obtener los rendimientos acordes a la situación. Es muy fina la línea que divide los fallos hoy en día, y puede haber opiniones encontradas, pero finalmente quien emitió una deuda soberana fue el propio país, y evidentemente no realizó las inversiones adecuadas para poder afrontar los pagos emitidos en el contrato. ¿Es incoherente pedir el pago de un instrumento financiero que el propio gobierno emitió? ¿Es el fondo de inversión el principal responsable de esta situación?

Dejando un pensamiento completamente subjetivo, creo que, abriéndose al mercado financiero y emitiendo deuda soberana, un país se debe atener a las reglas del juego de dicho ámbito. Generalmente se impone una suerte de enemistad con los Fondos Buitres, como si fuesen una especie de  enemigos de la patria o invasores que quieren derribar (en nuestro caso) al pueblo argentino. Pero la realidad es que el objeto de fondo es mucho más material, no hay involucrados ni sentimientos ni emociones. La finalidad última es ver para qué lado se termina volcando el flujo de dinero. Solamente eso. Así que los fallos decidirán, Fondos Buitres o Fondos Pingüinos…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s