Sintonía Fina: Segundo Round

Por: Hernán Torre

Advertido acerca de la cuantiosa suma derivada año tras año hacia los subsidios por parte del Estado Nacional, el Ministerio de Economía formalizó la puesta en marcha de un régimen mediante el cual intentará lograr un mejor aprovechamiento de los recursos transferidos al sector privado. El objetivo es crear un padrón de beneficiarios, así como también una comisión para actualizar la información contenida en el mismo y otra para monitorear el destino de estos fondos públicos. El propósito detrás de este mecanismo es controlar en qué se gastan los fondos derivados desde el gobierno, ya que hay varias sospechas de casos en los que las empresas receptoras utilizaron el dinero para realizar maniobras financieras y no para realizar inversiones en pos del mejoramiento del servicio prestado.

Si analizamos la noticia en sí, puede ser vista como positiva ya que la metodología de asignación de los subsidios no es muy clara, y menos aún el destino que se le da a esos fondos. Sería auspicioso que se rindan cuentas claras acerca de qué se hace con el dinero público, teniendo en cuenta que en el año 2013 se destinaron cerca de 150 mil millones de pesos. A su vez, teniendo la posibilidad de recopilar información acerca de los beneficiarios, se podría cambiar la estrategia de otorgamiento de fondos, de manera de hacerlo de una forma más eficiente y pragmática, transformando a los subsidios en incentivos para mejorar la calidad del servicio.

Este mayor grado de control estatal debe enmarcarse en el contexto argentino, con empeoramiento de las cuentas públicas y creciente inflación, lo cual genera que las tarifas existentes hasta el momento no logren cubrir ni siquiera los gastos operativos de las empresas de servicios públicos. Para evitar un tarifazo y la consecuente caída del consumo, el gobierno prefiere hacerse cargo de la mayor parte de la cuenta. Ahora bien, ¿es justo que los impuestos que paga un jujeño se utilicen para solventar el consumo de gas de los vecinos de Gerli? ¿qué pensará un pampeano que tiene que aportar para pagarle la luz a la población de Caballito? Frente a este esquema totalmente arbitrario de reparto de fondos estatales, pienso que debería realizarse una reconsideración de los subsidios, ya que – en este momento – se les otorgan fondos a las empresas para agradecerles por el pésimo servicio que prestan.

Incluyo un gráfico (ya presente en el artículo acerca de Aldo Ferrer) que pretende ilustrar cómo se han ido expandiendo los montos transferidos al sector privado para evitar subas tarifarias que impactaran en el bolsillo de la gente.

Gráfico I: Evolución de los subsidios y la participación en la recaudación fiscal

G5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s